Presentación:

En el paradigma actual, el valor que poseen las personas en las organizaciones se ha incrementado hasta llegar a considerarse el elemento que puede diferenciar una organización de su entorno competitivo. Es por ello que es cada vez más demandada la necesidad de disponer de directivos capacitados con las herramientas adecuadas para dirigir, gestionar y administrar el factor humano.

El Master Universitario en Dirección y Gestión Estratégica de Recursos Humanos  de la Universidad de Málaga pretende mejorar la competitividad de nuestros alumnos, actuales y potenciales profesionales del área de Recursos Humanos, mediante una formación en conocimientos especializada y el desarrollo de las habilidades y competencias necesarias que asumir con éxito las funciones y responsabilidades requeridas por las complejas organizaciones de la segunda década del siglo XXI.

El aval que proporciona la Universidad de Málaga a este Título Oficial Universitario, junto con la metodología (eminentemente práctica), el claustro de formadores (profesionales de reconocido prestigio, expertos en la materia a impartir) y las entidades colaboradoras (multinacionales, empresas públicas y pymes consolidadas) proporcionan unos sólidos argumentos para considerar al MASTER UNIVERSITARIO EN DIRECCIÓN Y GESTIÓN ESTRATÉGICA DE RECURSOS HUMANOS como una excelente plataforma de formación y una de las más destacadas de Andalucía.

 

 

Objetivos del Master:

A)Plataforma para la capacitación y el desarrollo de profesionales en el ámbito de la gestión de personas.

Se concibe este MASTER como una plataforma para la capacitación y el desarrollo de profesionales en el ámbito de la gestión de personas. Esto puede parecer un lenguaje comercial, pero también es un objetivo a alcanzar por cualquier programa de formación especializada que quiera ser digna de cierto reconocimiento. Capacitar y desarrollar supone lograr que los alumnos adquieran los conocimientos y las habilidades necesarias para poder desempeñar un puesto de trabajo relacionado con el área del Programa en cuestión. Para ello, contamos con:

1. Calidad de los contenidos:

Los contenidos son los necesarios para lograr una formación integral en el área de los Recursos Humanos. Los contenidos generales se revisan meticulosamente en cada edición, incorporando las últimas novedades y tendencias de esta disciplina.

2. Diversidad de los contenidos:

Una persona especializada en el área de Recursos Humanos, también debe tener nociones y terminología de los principales departamentos con los que, conjuntamente, se va a llevar a cabo la labor directiva dela organización. El Programa del Master no presta atención exclusiva a los RRHH, sino también se adentra sutilmente en el lenguaje económico-financiero, en el lenguaje del marketing, en el lenguaje de la innovación, etc. Es por ello que el Master se centra en algunas sesiones formativas de estas áreas complementarias.

3. Calidad de los ponentes:

Calidad como ponente implica tener calidad como profesional y calidad como comunicador. Todos los ponentes estarán encantados en resolver vuestras dudas y cuestiones.

4. Diversidad metodológica:

No basta con un único tipo de metodología. Si bien las sesiones presenciales son absolutamente necesarias para poder lograr este objetivo, dentro de este tipo de sesiones hay que procurar que haya una buena proporción de contenidos teóricos y prácticos. Asimismo, la metodología del aprendizaje a través de la experiencia (learning by doing) es quizá una de las que más impacto tiene. Por esta razón, la metodología del Master se adapta a los contenidos tratados. De esta forma se utilizará el método del caso, experiencias en las prácticas en empresa, trabajos de campo, outdoor traning o participación mediante herramientas 2.0 (blog, linkedin, twitter) propician un repertorio metodológico necesario para alcanzar este objetivo.

5. Principio de autoaprendizaje:

En la selección de alumnos y alumnas se ha hecho especial hincapié en este principio de voluntad del participante por aprender. Implica una voluntad de trabajar esos contenidos que recibe en la “plataforma de formación” para desarrollarlos individualmente, de forma que no sea un mero receptor de información sino un auténtico procesador de conocimientos. Alentar esta actitud es una exigencia para la dirección del Programa.

 

B) Hacer pensar y actuar con solvencia y por sí mismos a los alumnos en temas relacionados con la gestión de personas.

Para este MASTER, un programa de postgrado adecuado es aquél que tiene como objetivo el hacer posible la máxima de hacer pensar y actuar con solvencia y por sí mismos a sus participantes en los temas relacionados con el postgrado. Para hacer pensar por sí mismos y para que puedan actuar por sí mismos el Master debe contar con la existencia de ciertos criterios metodológicos que hagan hincapié en el principio de autoaprendizaje que antes se han mencionado. El Programa debe exigir al alumno jugar con los contenidos más allá de las horas que tiene el propio Programa: una metodología que exija la participación y que procure ese principio de querer aprender por su cuenta; una metodología que sea una sugerencia a la exploración y al desarrollo personal de los contenidos en distintos ámbitos.

 

C) Plataforma para incrementar las redes de contacto de los participantes.

El MASTER se concibe como un programa de formación de especialización como una plataforma para aumentar las redes de contacto de los participantes (NETWORKING). El Programa debe exigir “salir a la calle” a los participantes, debe exigir saber manejarse en redes profesionales presenciales o virtuales (Xing, Linkedin...), o en otros canales de comunicación y conversación (conferencias, seminarios, blogs, twitter, …).

 

D) Colaborar en el desarrollo profesional y/o la inserción laboral.

El MASTER tiene como otro importante objetivo el desarrollo profesional de los alumnos, significando un salto cualitativo en su propia organización (si ya trabaja) o a otra, (si no está en esa situación). Las prácticas en empresa son un claro ejemplo de ello. La metodología del Programa parte del “principio de serendipia”, es decir, que si se logra hacer visible al alumno en los máximos escenarios en donde pueda tener oportunidades profesionales (de inserción o mejora), más probabilidad habrá de progreso profesionales.